13 nov. 2010

HOY:

No voy a ser la que esperas porque nunca lo seré.
Necesito escapar de mi cuerpo.
Volvería a irme de MI mundo.
No quiero sentir el miedo y la ansiedad que estoy sintiendo.
Deseo NO pensar.
Quiero E S P A C I O.
Busco un poco de paz que me dure hasta el sábado que viene (porque sé que no me va a durar tanto y si lo logro, va a ser muy difícil mantenerla).
Ansío hablar, hablar, hablar, hablar, hablar, hablar, hablar, hablar hasta cansar al otro.
No quiero saber que - al menos en algún lugar de tu existencia - me extrañas.
Odio saber que soy yo la que te extraña en algún punto de mi alma.
Me encantaría saber todo y nada de vos.
Amaría provocarte un dolor de cabeza. Total, ya estás acostumbrado.
Puedo ser la peor de todas y sé que voy a querer serlo.
Intentaré dejarme llevar.
Me importa un CARAJO que mis signos me digan exactamente lo que debería hacer Y NO HAGO.
Voy a gritarte sin razón alguna, así que... Intentaré contenerme.
No le creare un final abierto a mi último texto.
Leeré hasta que mis ojos lloren de cansancio.
No quiero que me esperes porque no voy a llegar.
QUIERO TERMINAR pero... lo veo incompleto.

No quiero que me entiendan, no deseo que me entiendan, sólo que... hoy el blog es una parte de mi mente. Una parte, un veinticinco por ciento de mi mente.