25 abr. 2010

Pensando en un título...

Definitivamente me encuentro sin palabras y a la vez tengo un fuerte deseo de escribir.
Es tan fácil de entender, ¿no es cierto?
Cada vez que tengo un mundo de palabras, uso las adecuadas, las correctas, las que pueden interpretarse, y que sea entendible para todos.
Obviamente, amo escribir pero usualmente tengo una necesidad de saber para quien puede ser o para quien es el texto. Hay muchos (como el anterior, que era para el hombre de mi vida) que no tienen un destinatario. O si, que tal vez no quiera descubrir. No sé. Si me preguntaran para quién escribo, diría que no sé, que tampoco quiero saberlo.
Se nota. Sabiendo que se nota que oculto el para quien es dentro de mi inconciente pero no logro descubrirlo tan así nomas.
No quiero pensar en el destinatario.
El tema se me va de las manos y no es nada bueno intentarlo una vez más.
Casualmente sucede lo mismo: mi mente indagando por todas partes "¿POR QUÉ?", mi corazón que deja fluir todo tipo de sentimientos, mi alma soportando todo tipo de situaciones, hechos y mi cuerpo como envase de todo eso.
El saber que estoy escribiendo, que todo puede llegar a terminar igual que todas las demás veces, ignoro el hecho de no repetir momentos en que todo se vuelve tal como lo he pensado, pero el destino... el destino no.
Tengo demasiados motivos para escribir, muchos otros para inspirarme, pero en este momento no los pongo en práctica.
Estoy reviviendo unos leves sentimientos del pasado, viviendo en el presente, pensando en el futuro.
Seguir caminando la vida, mostrarme que siempre, en algún lugar escondido, encontraré los más hermosos detalles que le dan un sentido especial a todo mi ser, completarme con todos los sentimientos y pensamientos, abrir los ojos y asfixiarme del exterior, devolverme un poco más de confianza en mi misma, seguir luchando por la libertad y la paz en todo y para todos, encontrar soluciones a los problemas, y conseguir todo para hacer realidad los sueños, y que todo lo que nazca en mi tenga su desarrollo, y que todo lo que quiera sea digno de dejar huellas en mi.
Tal vez, probablemente es verdad que las palabras crean un universo, y si es así, seguramente, mis palabras actualmente son un enorme abanico que da el aire necesario para no sentir calor, generando todo lo que quiere, que logran inundar mi alma, que me dan la fe que no todo es imposible, sino más bien, difícil de realizar.
Pensando un poco más en dejarme explorar, mientras miro la ventana, en como el otoño empezó
Y mientras mi corazón y mente logran convencerme que la próxima me deje llevar como lo hago siempre y escribir en todo lo que quiero, lo que deseo, siendo yo... mientras mi vida viva sus cambios profundos.
con todo.

18 abr. 2010

Tengo ganas de vos.

Soñé con vos.
Despertándome de una manera muy relajadamente.
Sigo sintiendo mariposas revolotear en mi cuerpo cuando hablo con, de, por, para, en vos.
Como presiento todo a flor de piel.
Me entremezco cuando recuerdo la ansiedad de cuando nos vimos por primera vez.
Simular que no te veo cuando es lo que más hago.
Y como me fusione a vos con el primer abrazo y esos besos tan nuestros.
Y como se me acelera el corazón con solo tu presencia y todos nuestros recuerdos.
Como se me eriza la piel con tus mimos y caricias.
Deseo acumulado de sentir como me ves y como me enloquezco en vos.
Y de vivir tus caricias en mi cuerpo, sentir como se acercan nuestros labios buscándonos.
Donde perderme en tu boca y encontrarme en tus ojos es tan único.
Como me siento protegida cuando me abrazas y tengo la sensación firme de estar segura con vos.
Y como me robas un beso cuando tiemblo y suspiro por tu persona.
Mi sonrisa aparece en mi cara cuando me exploro recordando tus palabras, tus susurros en mi oído, cuando te leo, te escucho, cuando simplemente la razón sos vos.
Y como brillan mis ojos por estar tan enamorada de vos.
En que me dejo llevar recordando tu aroma y me lleva a vos notando las cosquillas en toda mi esencia.
De que manera me gusta cuando te quedas quieto y fijo delante de mi, te abrazo y empiezo a besarte.
Y como es que encontré todo lo que buscaba en vos.
Porque cierro los ojos y te veo e imagino cada momento a tu lado.
Y como deseo acercarte a mi,
que te pierdas en cada rincón de mi alma,
sentir la aceleración de nuestros corazones,
inundarte de mi aroma,
intentar dejarte llevar,
mi gusto en tu boca,
mi vista posando en todo tu cuerpo,
mi tacto recorriéndote,
cosquilleándote con todo,
olfateando tu olor tan propio,
y oír todo el tiempo tu voz.
Entrando en tu mente y corazón a través de tus ojos.
Y estar tan cerca de vos hasta sentirnos por completo.
Porque quiero estar a tu lado y decirte que no habrá otra persona que ame con tanta intensidad que como lo hago con vos.














[ Parte 1: Texto improvisado. Falta MUCHO.
Parte 2: No pensé que iba a publicar hoy. No había muchas ganas pero a la vez quería.
¿Quién me entiende?
Parte 3: Entrada especial para VOS . Te dije que faltaba un medio, a pesar de que publicaría en todas partes que te amo más y con todo.
TE AMO CON TODO . ]

15 abr. 2010

Silencio.

El silencio es no hablar o no manifestar algo por escrito como también es la falta de ruido.
Cada uno de ellos está cargado de significados, de sentidos.
Envía un mensaje que puede ser confuso, contradictorio, molesto, irritable, pero a la vez usualmente, alivia.
Reconozco que el mensaje que se envía,
a veces se torna algo confuso para quien no me conozca o sólo me conozca superficialmente
Cuando estoy alegre,
no hay muchos silencios, soy de hablar mucho, estar en pleno movimiento.
Cuando estoy enojada
(a veces) lo guardo porque no quiero dañar con mis palabras llenas de ira, bronca, enojo
Cuando estoy cansada,
el silencio impera porque necesito estar tranquila, recomponerme.
Cuando estaba/estoy con alguien muchas veces guardaba/guardo silencio porque quiero disfrutar de la persona,
disfrutar del momento.
Ante todo cuando estaba/estoy con esa persona,
mi silencio sería toda la pasión que podía/puedo/puede brotar dentro de mí expresado con mi silencio poniendo mis otros sentidos en acción para demostrar que dentro mío hay un caos de emociones por su causa.
Escucho porque quiero aprender,
aprender más aún a valorar esa persona,
aprender cómo es y lo que necesita,
aprender cómo funciona su mente,
como se moviliza.
Mi silencio entonces se convierte en una expresión sublime del amor y si hablo mis palabras sonarían rompiéndolo como un instante, un momento, no tendrían sentido...

...ningún sentido.

12 abr. 2010

Palabra final: adiós.

Una sonrisa a punto de escaparse de su boca a otro lugar. Sin destino previo ni escrito.
Una mirada que - a veces - indaga más de lo que tiene y de lo que puede llegar a ver.
¿Se acordara del "te voy a ir a buscar"? ¿Se acordara de las promesas?
Nunca le dijiste adiós. Ese adiós tan terminal e (in)esperado pudo haberle sido mejor que un "Chau, nos vemos", "Chau, hasta luego" o miles de variantes que tengan una continuación, un después. Se agarro de eso como si fuera lo único y lo último que escucharía de él.
Sentía tanto padecimiento por esas despedidas incompletas.
Ella nunca estuvo tan segura de si iba a volver pronto a pesar de que lo esperaba con ansías.
Era su deseo cada vez que cumplía años, cuando veía las estrellas, o cuando simplemente pensaba en su llegada.
A pesar de las horas pasadas sin contar por sueños recurrentes o por sus simples recuerdos, de que se hicieron días cada vez más extensos, de años que quería que no terminaran nunca... Ella seguía sintiendo que él iba a venir y que no la iba a dejar más.
Recuerdos vagos e inocentes que rondaban por su mente para siempre volver y hacerla hurgar más en su ser.
Lo extraña de una manera tan fuerte y sabe que no debería hacerlo.
Desea escuchar su voz antes de irse a dormir.
Hace unos días ella deseaba escribirle, tenia tanta seguridad, tanta confianza en si, pero se esfumo cuando volvió a recordarlo.
Sus sentimientos por instantes de amor, de vida, de esperanza, de confianza, de deseo absoluto de él. Y la otra mayor parte del tiempo de odio, de engaño, de dolor, de falsas ilusiones la hacen tan confusa e insegura.
Ella deseaba apartarlo con una rapidez violenta de su vida.
Hace años se resigno, ya no lo espera con ansías. Lo espera, si. Pero con tanto dolor que le aterra.
Se ahoga en sus lágrimas, en sus mil y un sollozos de variadas formas.
Le gustaría correr lejos, muy lejos para escapar de ese vacío que tiene su nombre. Pero no puede, no se atreve ni a buscar esas palabras profundas para que lleguen de un modo único.
Teme a sus miedos. Pero más a su rechazo.
Espera preguntarle todo lo que duda para que él le de todas sus respuestas.
Se anima a decirle todo tipo de palabras. De decirle que lo quiere con su vida, que acepta todo de él, que lo extraña.
Y sueña tácitamente en él y se va.
Siente que él no le va a creer pero si lo hace... si alguna vez llega a hacerlo. Dirá todo lo contrario, se abstendrá de todo tipo de consuelo.
¿Y si él no siente lo mismo? Si a ella le importa.
El engaño de sus pensamientos le dice que no sera correspondida.
Piensa en que él no tiene ningún remordimiento, ¿por qué lo tendría? Es hombre, es fuerte, es capaz de todo. No, de todo no.
No logra convencerse de creer que él le va a decir todo. Tal vez ni le diga la verdad sino lo que ella quiera escuchar.
Igual lo espera, lo busca todo el tiempo en sus rincones del alma.
Detesta toda su (in)seguridad.
Si estuvieran frente a frente ella le diría impulsivamente que lo quiere.
Pero son letras... Esconde sus sentimientos tras sus textos.
Trata a su angustia con dureza y no responde a su vida.
Quizás algún día encuentre sus ojos, su mirada en la suya.
Necesita verlo. Porque acepta que él es en parte su gran debilidad.
Tenía miedo, claro, pero lo soportaba.















[ Parte 1: El texto es escrito recién. Claro, era para un día en especial que no tiene importancia en este mismísimo momento.
Parte 2: Ya que el texto es de recién, el título está a modo de errores. Seguro que otro quedaría mejor.
Parte 3: El texto Si es cuestión de creer obviamente es mío. Y... un pequeño detalle: luego de publicarlo, he visto que no se edito del todo como desee. Por eso faltan comas y me quedé muy mal u.u
Parte 4: Esta parte siempre va a ser un tamaño small porque no le doy tanta importancia, lamento a las personas que no pueden leerlo. De verdad no lo hago en TODOS los textos pero cuando lo hago es como una posdata.
Parte 5: Me tengo que poner al día con sus comentarios que sinceramente me encantan. Siempre leo sus blogs pero que comente es otra cosa.
Parte 6: También tengo que ponerme al día con el blog.
Ahora si, ¡Gracias a todos por recorrer mi mundo emocionalmente intoxicado! ]

5 abr. 2010

Si es cuestión de creer...


Creo en el amor
tanto en uno como en y para los demás.
Creo más en una mirada
que en mil palabras.
Creo mucho en la perseverancia
que en el abandono sin haber hecho nada.
Creo en las oportunidades
y es por eso que (intento) siempre aprovecharlas.
Creo en mundos diferentes
tanto en los demás
como en uno mismo.
Creo que las diferencias
hacen que todos seamos distintos.
Creo en la magia
en muchos sucesos que no tienen explicación ni lógica.
Creo en las palabras
sean buenas o malas.
Creo que la transformación generalmente empieza por si mismo.
Creo que un cambio no se puede exigir si no te gusta como es la persona.
Creo en que la felicidad
se puede empezar por una sonrisa.
Creo que las imágenes
guardan mucho más que recuerdos.
Creo y pienso seriamente que una verdad
sea dolorosa o no
es mucho mejor que una mentira
(a pesar de que usualmente no es fácil aceptar todo).
Creo que la mejor manera de aprender
es de los errores
y de las equivocaciones
(aunque hay muchísimas más).
Creo que un apretón de manos
es más confiable que un misero guiño.
Creo que el perseguimiento,
la destrucción de uno mismo
el desánimo
es una prueba de que todo es producto
de la desconfianza en si.
Creo que todo depende de una actitud.
Creo que el destino escrito no existe.
Creo que por experiencias
es mejor perderse en el alma para encontrarse.
Creo que un abrazo
es uno de los modos más seguros que existen.
Creo en que los miedos
son superables
todo dependiendo de la voluntad de uno mismo.
Creo en que no es nada bueno lastimarse, padecer, odiarse,
para al fin comprender que estamos vivos.
Creo que para curarse
hay que admitir todo
distinguiendo lo bueno de lo malo.
Creo ya que las máscaras
tan difíciles de reconocer
no siempre ocultan todo lo que deseamos.
Creo fielmente que la simplicidad no existe
y que la complejidad es lo mejor en las personas.
Creo en que los sueños se hacen realidad en cualquier tiempo, modo y circunstancia.
Creo en la reconstrucción tanto emocionalmente como psiquicamente.
Creo que se puede demostrar más de lo que se debe y de lo que se quiere.
Creo en todo tipo de emociones
y de sus diferentes maneras de demostrarlas.
Creo que entre la vida y la muerte
hay un estrecho abismo
como en los pensamientos y sentimientos.
Creo que entre ilusiones
y realidades
hay un corto camino por recorrer.
Creo que el sexto sentido
es el de la intuición.
Creo que el '¿Qué dirán?'
es un fuerte y el peor pensamiento en la vida.
Creo que pedir ayuda
es una forma de demostrar
que no se puede todo solo.
Creo en que la eternidad no existe pero que los instantes son perpetuos tanto en la mente como el corazón.
Creo firmemente que 'Si se quiere, se puede'
dependiendo de las habilidades
y luchas en, para, por, con todo.
Creo en como es posible que me aferre a todo
como en cosas irreales sentimientos abstractos pensamientos complicados.
Creo que proponerse una meta es el gran propósito de la vida.
Creo que manejar los sentimientos es más difícil que los pensamientos.
Creo que no existe un total control en si mismo.
Creo en el lugar donde los fundamentos son más importantes que los motivos.
Creo que un deseo se puede lograr con total libertad de saber lo que uno desea.
Creer que 'todo cambiará' dependera de lo que hagas.
Creo que creer en una vida pasada es buscar respuestas a los hechos del presente.
Creo que para disfrutar
hay que entender lo simple y complicado
y finalmente querer.
Creo en la paz interior sea mental emocional psiquícamente.
Creo que mi otro yo no existe del todo.
Creo que ver mucho no todo, solo mucho es anhelar sentir más y mejor. Creer, ser, estar, existir. Permanecer, soñar, desear. Tener, anhelar, buscar. Crecer, vivir, completar.
Creer en todo lo que puedas
y quieras creer
te hace una mejor persona
renovando las esperanzas

en la vida

y lo más importante

CREER EN UNO MISMO

aprendiendo cada vivencia.
Creer que nada es suficiente
ESO QUIERO CREER...
con todas mis ganas.

















[Lo hice mientras lo escribia. Por eso... falta... falta, simplemente eso.]

3 abr. 2010

Soledad y compañía.

Me gusta estar sola, en silencio, pero a veces la soledad no me gusta, me da miedo, y me invade el deseo de estar con la persona que amo, o con mis amigos y familiares.
Estando así me gusta descubrirme, puedo darme cuenta de lo que me pasa, ponerme a pensar porque dije eso y no aquello, o porque me siento así, aunque estando acompañada me puedo desahogar, puedo gritar y descargarme de lo que siento y de lo que me pasa.
Me gustaría estar con alguien que en vez de esperarme venga hacia mí, aunque sea tan impaciente y ansiosa lo esperaría. Porque sé que aunque estemos lejos, siento muy profundo dentro de mí, amor.
Mis pasos quieren correr hacia vos, mi corazón se acelera al verte.
No me resigno. Quiero seguir luchando.
Daré del mismo modo que recibo. Mucho, poco, nada.
Todo dependerá de lo que sienta, y de lo que sientas vos por mí.
Y aunque no te lo diga te quiero, te necesito, te amo. Si, te amo.
Estoy enamorada de vos.
Y lo que siento. Lo que siento lo atrapo como si fueran mariposas en el aire.
No quiero que se me escape nada.
Y llegara el momento que te diga todo.
Porque a veces la espera me cansa. Y el tiempo transcurre, y sin vos es corto y rápido, pero a veces es largo y lento como cuando te espero, es postergable, todavía no llega.
Quiero que sea mi tiempo el que prevalezca.
Me acostumbré a tu ritmo, a como sos.
Pero ahora quiero que en parte sea de mi modo, no pretendo cambiarlo todo.
Y mi modo es simple, claro, sin vueltas, no tiene marchas, ni contramarchas.
Estoy dispuesta a todo para encontrarte.
Y no es por vergüenza que no lo digo, y aunque en parte no me animo, encontré en vos, un
hombre que me cuida, que me ama y se nota que me ama, que no me obliga a estar adivinando, que constantemente me dice lo que siente, y lo que piensa, a tener que buscar entre mis recuerdos, que hace meses me lo dijo.
Estando sola y queriendo estar con vos.