25 abr. 2010

Pensando en un título...

Definitivamente me encuentro sin palabras y a la vez tengo un fuerte deseo de escribir.
Es tan fácil de entender, ¿no es cierto?
Cada vez que tengo un mundo de palabras, uso las adecuadas, las correctas, las que pueden interpretarse, y que sea entendible para todos.
Obviamente, amo escribir pero usualmente tengo una necesidad de saber para quien puede ser o para quien es el texto. Hay muchos (como el anterior, que era para el hombre de mi vida) que no tienen un destinatario. O si, que tal vez no quiera descubrir. No sé. Si me preguntaran para quién escribo, diría que no sé, que tampoco quiero saberlo.
Se nota. Sabiendo que se nota que oculto el para quien es dentro de mi inconciente pero no logro descubrirlo tan así nomas.
No quiero pensar en el destinatario.
El tema se me va de las manos y no es nada bueno intentarlo una vez más.
Casualmente sucede lo mismo: mi mente indagando por todas partes "¿POR QUÉ?", mi corazón que deja fluir todo tipo de sentimientos, mi alma soportando todo tipo de situaciones, hechos y mi cuerpo como envase de todo eso.
El saber que estoy escribiendo, que todo puede llegar a terminar igual que todas las demás veces, ignoro el hecho de no repetir momentos en que todo se vuelve tal como lo he pensado, pero el destino... el destino no.
Tengo demasiados motivos para escribir, muchos otros para inspirarme, pero en este momento no los pongo en práctica.
Estoy reviviendo unos leves sentimientos del pasado, viviendo en el presente, pensando en el futuro.
Seguir caminando la vida, mostrarme que siempre, en algún lugar escondido, encontraré los más hermosos detalles que le dan un sentido especial a todo mi ser, completarme con todos los sentimientos y pensamientos, abrir los ojos y asfixiarme del exterior, devolverme un poco más de confianza en mi misma, seguir luchando por la libertad y la paz en todo y para todos, encontrar soluciones a los problemas, y conseguir todo para hacer realidad los sueños, y que todo lo que nazca en mi tenga su desarrollo, y que todo lo que quiera sea digno de dejar huellas en mi.
Tal vez, probablemente es verdad que las palabras crean un universo, y si es así, seguramente, mis palabras actualmente son un enorme abanico que da el aire necesario para no sentir calor, generando todo lo que quiere, que logran inundar mi alma, que me dan la fe que no todo es imposible, sino más bien, difícil de realizar.
Pensando un poco más en dejarme explorar, mientras miro la ventana, en como el otoño empezó
Y mientras mi corazón y mente logran convencerme que la próxima me deje llevar como lo hago siempre y escribir en todo lo que quiero, lo que deseo, siendo yo... mientras mi vida viva sus cambios profundos.
con todo.

4 comentarios:

  1. [ Oh, me olvidaba de decir: en unas horas, o más tarde, me pondré al día con los comentarios. El estudio intenta suicidarme y no lo logra, lo que si, me quita DEMASIADO TIEMPO =).
    ¡GRACIAS por TODO! ]

    ResponderEliminar
  2. me gusto mucho! pasare mas seguido por aca
    pasate http://relatosdeundesquiciado.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gusto (: !. Resumiste un poco lo que me pasaba hace unos meses.

    Un abrazo intoxica (:

    ResponderEliminar
  4. No resumiste nada de lo que me pasa, pero me gustó, elejiste bien las palabras, jeje.

    Me gusta la ultima parte muchisimo: "Pensando un poco más en dejarme explorar, mientras miro la ventana, en como el otoño empezó"

    El otoño ya ha empezado, no hay nada que hacer.... dejate llevar Sol.

    beso! Seguí escribiendo y estudiando!! y escribiendo!

    ResponderEliminar