12 abr. 2010

Palabra final: adiós.

Una sonrisa a punto de escaparse de su boca a otro lugar. Sin destino previo ni escrito.
Una mirada que - a veces - indaga más de lo que tiene y de lo que puede llegar a ver.
¿Se acordara del "te voy a ir a buscar"? ¿Se acordara de las promesas?
Nunca le dijiste adiós. Ese adiós tan terminal e (in)esperado pudo haberle sido mejor que un "Chau, nos vemos", "Chau, hasta luego" o miles de variantes que tengan una continuación, un después. Se agarro de eso como si fuera lo único y lo último que escucharía de él.
Sentía tanto padecimiento por esas despedidas incompletas.
Ella nunca estuvo tan segura de si iba a volver pronto a pesar de que lo esperaba con ansías.
Era su deseo cada vez que cumplía años, cuando veía las estrellas, o cuando simplemente pensaba en su llegada.
A pesar de las horas pasadas sin contar por sueños recurrentes o por sus simples recuerdos, de que se hicieron días cada vez más extensos, de años que quería que no terminaran nunca... Ella seguía sintiendo que él iba a venir y que no la iba a dejar más.
Recuerdos vagos e inocentes que rondaban por su mente para siempre volver y hacerla hurgar más en su ser.
Lo extraña de una manera tan fuerte y sabe que no debería hacerlo.
Desea escuchar su voz antes de irse a dormir.
Hace unos días ella deseaba escribirle, tenia tanta seguridad, tanta confianza en si, pero se esfumo cuando volvió a recordarlo.
Sus sentimientos por instantes de amor, de vida, de esperanza, de confianza, de deseo absoluto de él. Y la otra mayor parte del tiempo de odio, de engaño, de dolor, de falsas ilusiones la hacen tan confusa e insegura.
Ella deseaba apartarlo con una rapidez violenta de su vida.
Hace años se resigno, ya no lo espera con ansías. Lo espera, si. Pero con tanto dolor que le aterra.
Se ahoga en sus lágrimas, en sus mil y un sollozos de variadas formas.
Le gustaría correr lejos, muy lejos para escapar de ese vacío que tiene su nombre. Pero no puede, no se atreve ni a buscar esas palabras profundas para que lleguen de un modo único.
Teme a sus miedos. Pero más a su rechazo.
Espera preguntarle todo lo que duda para que él le de todas sus respuestas.
Se anima a decirle todo tipo de palabras. De decirle que lo quiere con su vida, que acepta todo de él, que lo extraña.
Y sueña tácitamente en él y se va.
Siente que él no le va a creer pero si lo hace... si alguna vez llega a hacerlo. Dirá todo lo contrario, se abstendrá de todo tipo de consuelo.
¿Y si él no siente lo mismo? Si a ella le importa.
El engaño de sus pensamientos le dice que no sera correspondida.
Piensa en que él no tiene ningún remordimiento, ¿por qué lo tendría? Es hombre, es fuerte, es capaz de todo. No, de todo no.
No logra convencerse de creer que él le va a decir todo. Tal vez ni le diga la verdad sino lo que ella quiera escuchar.
Igual lo espera, lo busca todo el tiempo en sus rincones del alma.
Detesta toda su (in)seguridad.
Si estuvieran frente a frente ella le diría impulsivamente que lo quiere.
Pero son letras... Esconde sus sentimientos tras sus textos.
Trata a su angustia con dureza y no responde a su vida.
Quizás algún día encuentre sus ojos, su mirada en la suya.
Necesita verlo. Porque acepta que él es en parte su gran debilidad.
Tenía miedo, claro, pero lo soportaba.















[ Parte 1: El texto es escrito recién. Claro, era para un día en especial que no tiene importancia en este mismísimo momento.
Parte 2: Ya que el texto es de recién, el título está a modo de errores. Seguro que otro quedaría mejor.
Parte 3: El texto Si es cuestión de creer obviamente es mío. Y... un pequeño detalle: luego de publicarlo, he visto que no se edito del todo como desee. Por eso faltan comas y me quedé muy mal u.u
Parte 4: Esta parte siempre va a ser un tamaño small porque no le doy tanta importancia, lamento a las personas que no pueden leerlo. De verdad no lo hago en TODOS los textos pero cuando lo hago es como una posdata.
Parte 5: Me tengo que poner al día con sus comentarios que sinceramente me encantan. Siempre leo sus blogs pero que comente es otra cosa.
Parte 6: También tengo que ponerme al día con el blog.
Ahora si, ¡Gracias a todos por recorrer mi mundo emocionalmente intoxicado! ]

4 comentarios:

  1. un texto que derramaba emociones y derrocha inseguridad.

    PD: espero que vengas el viernes

    besos

    ResponderEliminar
  2. Pues es bueno que logre soportar ese miedo, muchas personas se dejan vencer por el.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Tratá de vencer a las inseguridades y miedos... después te podes arrepentir. Me gustó el texto, me trajo recuerdos.
    Un besito, que andes bien!

    ResponderEliminar
  4. Ah ps en verdad me gustó
    ya nos estaremos viendo en Seguirme
    Saludos!

    ResponderEliminar