12 mar. 2010

¿Acaso no pensas arriesgarte?

¿Qué pasaría si necesito que estés conmigo?
Si estoy necesitando de tus besos, de tus abrazos, de tus caricias, de tu presencia, de tu alma o que me contengas con solo dejarme escuchar tu voz o con una de esas palabras tuyas que dejan silencio por mi parte.
Perdón pero no sé. Me da miedo pero a la vez prefiero arriesgarme.
Y a pesar de que acepto todo, no sé como decirte, ni pedirte, porque no me gustaría ni desearía histeriquearte.
Sabes pronunciar las palabras justas cuando no estás bien, y cuando lo estás, todo encuentra un sentido. En cambio omito cada una de las letras que conforman mis palabras.
Tengo tanto nerviosismo junto a pesar de que me encuentro calma cuando hablo contigo.
Es difícil aceptar que muchas veces te necesito y que sin vos me siento vacía, con falta de contenido en mi ser. No sé. Es extraño.
Te necesito.
Me haces más falta de la que imaginas.
Perdón.











Desborde de pensa(senti)mientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario