13 mar. 2010

(In)Conciencia.

Ir tan lejos...
... Tan lejos y tan rápido.
Al límite que lo que importe es el motivo.
Y mientras pensar que no importa lo que digan, hacer oídos sordos a lo que dicen los demás, no como sino importará, sino para que no te afectará...
Y pensar que a veces pueden tener razón. Pero no. Estás tan compenetrada con tu objetivo que seguís de largo.
Pensas y sentís llegar, empezas con vueltas. Cuidado, es momento de confusión. Pero no le das la atención que se necesita, obviamente. Pensas que lo único que quieren tus pensamientos es desviarte del rumbo, quedarte quieta y ponerte a pensar. Y lo peor es que en momentos lo logran, te detenes cada dos por tres veces preguntándote si estás haciendo bien. Y lo peor no saber si tu bien es el bien de todos. ¿De vuelta empezar? No. Seguís pero no podes. Ya tenes miedo. Y el miedo hace que te centres más en el objetivo. Pero estás tan neutral. Te crees tan fuerte. Tan fuerte por ese algo que ni ya sabes que es. Todo un camino (o la mitad, o un cuarto, porque ni siquiera sabes cuanto hiciste en el trayecto y ahí la única que esta mal sos vos, pero por lo que te importa) para que caigas en una confusión. Esa mezcla de vueltas en tu cabeza, esas palpitaciones en tu corazón que no dejan de alterarte.
Y, ¿ahora qué tenes en tu cabeza? No respondas con un nada, no tartamudees, no te pongas nerviosa, imagina que estás en el centro del Universo, que no hay nadie más que vos y que cerca hay un espejo que te muestra lo que fuiste, y que te da para elegir. Elegir JUSTAMENTE a vos que sos más indecisa. En esta vida hiciste tantas cosas, tantas porque las sentías, otras porque las pensabas, por impulsos, por todo eso, por sentirte vacía y llena... Y vos, seguís así. Y no te das cuenta. Te atas a un objetivo para completarte, para llenar tu nada. Y tu nada es el todo de los demás. Y todavía no entendes como seguís adelante, y tantas cosas que hacen que no sabes realmente si sos vos o sos la que quieren que sean, pero no te maquines, no te llenes la cabeza. Sos joven. Tenes vida propia, y tenes que disfrutarla. Cada momento. Y cada etapa, lo más importante. Y vos sos vos. Ahora voy a darte a elegir nuevamente, pero es importante que lo decidas bien. Tenes que elegir entre dos caminos que no son muy diferentes. El primero es seguir tu vida, como queres, sin importarte los demás y el otro es seguir tu vida, como queres, pero dependiendo de los demás, y que ellos interfieran para decidir por vos.
El espejo... Pasado. Un pasado que a veces es preferible que lo olvides para no hacerte mal.

3 comentarios:

  1. si, las decisiones que tomas siempre repercuten en la vida. Los espejos asi solo estan para ver el reflejo feo del pasado

    ResponderEliminar
  2. Pero el pasado no debería olvidarse, es parte de nosotros.

    ¡Beso!

    ResponderEliminar
  3. El pasado nunca debe ser olvidado, pues nos ayuda a no cometer los mismos herrores

    Besos

    ResponderEliminar